Publicaciones

Número 37

«TEATRO, POLÍTICA, SOCIEDAD» de Erwin Piscator

Edición de César de Vicente Hernando. Madrid, 2013, 354 págs.
ISBN:978-84-92639-46-5

Serie Teoría y práctica
Precio: 23€ Comprar

Erwin Piscator (1893-1966) fue uno de los más importantes e influyentes directores de escena. Nació en la ciudad alemana de Ulm y participó activamente en diversos movimientos artísticos y políticos durante los años diez, como el expresionismo, el dadaísmo o el nuevo objetivismo. En la década de los años veinte desarrolló los fundamentos del teatro político, primero en teatros proletarios e instituciones como la Volksbühne de Berlín, y, después, con la fundación de un teatro propio en el Berlín de la República de Weimar, el Piscatorbühne. Con el golpe de estado nazi de 1933, Piscator se exilió en distintos países hasta que en 1938 llegó a EE.UU. Allí trabajó en la Dramatic Workshop de la New School for Social Research hasta su regreso a la Alemania Federal en 1951. Tras su vuelta, y después de dirigir distintos montajes de gran relevancia, como Guerra y paz de Tolstoi, se hizo cargo de la Freien Volksbühne de Berlín donde representó obras fundamentales del teatro documento como El vicario de Hochhuth, El caso Oppenheimer de Kipphardt o La indagación de Weiss.

Teatro, Política, Sociedad recoge una amplia antología de textos de Erwin Piscator escritos a lo largo de su vida. Desde los esbozos para un teatro del proletariado, en los inicios de los años veinte, hasta los desarrollos dramatúrgicos del teatro documento, en los años sesenta. Estos artículos, conferencias, informes y entrevistas exponen una completa teoría y práctica del teatro político. Su conjunto recorre todos los ámbitos de la producción dramática: desde el uso de la iluminación como forma de renovación escénica, hasta la elaboración de una escritura compleja capaz de representar la problemática histórica y social del ser humano; desde las ideas para una nueva interpretación actoral objetiva, hasta el lugar de la literatura dramática en el marco de la dirección de escena. Su variedad de registros supone, además, el conocimiento de un Piscator polémico, agudo, irónico, sagaz y optimista, que orienta su trabajo teatral hacia el análisis de nuestra sociedad a través de una representación dinámica e integrada de los conflictos estructurales y humanos que se dan en ella.

Ver reseña