Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Circe y los cerdos / Cómo fue España encadenada

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: O'Neill, Carlota. (Edición, introducción y notas de Juan Antonio Hormigón)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 1997. (Serie: Literatura Dramática Iberoamericana, nº 16). 569 págs.

La figura de Carlota O'Neill (1904-1990) constituía una de las muchas deudas pendientes de la cultura española contemporánea. Esta deuda ha comenzado a satisfacerse con la espléndida edición de dos de sus textos teatrales: Circe y los cerdos y Cómo fue España encadenada, acompañadas de un amplísimo estudio -que conforma  por sí mismo un libro sobre la autora y las circunstancias en las que rodearon  su vida y su obra- escrito por Juan Antonio Hormigón.

El hecho de que a la muerte de Carlota O'Neill apenas se publicaran unas líneas dedicadas a su biografía y a su producción literaria, firmadas por Lidia Falcón, sobrina de la autora, resulta tan desolador como significativo del estado de la cultura española. Carlota O'Neill era un personaje casi desconocido, no sólo para el lector español en general, sino también para una intelectualidad que se deja llevar demasiado por modas y criterios comerciales impuestos por grupos de poder económicos y mediáticos, poco o nada sensibles a autores cuya lectura resulta imprescindible para el conocimiento de la  historia de España contemporánea. Justo es reconocer, sin embargo, que algunas editoriales españolas como Castalia o Turner, habían publicado varias obras de Carlota O'Neill en sus colecciones. Sirvan estas líneas como reconocimiento a esa labor desinteresada y verdaderamente intelectual de quienes tienen de la cultura otra visión más amplia y desinteresada.

En esta misma dirección se orienta el trabajo realizado por Hormigón. El prólogo comienza con un pormenorizado estudio de las circunstancias en las que se desarrolló la rebelión militar en Melilla, ciudad en la que sorprendió la sublevación del 17 de julio a Carlota O'Neill y a su marido, el capitán republicano Virgilio Leret. La prolija documentación manejada lleva el estudio a los términos de una reflexión de conjunto sobre la guerra civil española que, al tiempo que sitúa a  la autora en su contexto, se convierte en una visión personal del editor, en la que se adivina una necesidad de explicación, ante sí mismo y ante el lector, largo tiempo remansada. Nada más lejano, sin embargo, de la arbitrariedad o de los criterios excesivamente propios. Todo lo que se dice se justifica y se documenta, pero el trabajo adquiere los contornos definidos de quien ha meditado sobre el sentido de los datos y no se ha quedado en una mera recopilación erudita de fechas y nombres.

Por lo demás, es difícil no sentir al leer el amplio prólogo un estremecimiento semejante al que provoca la lectura de  Cómo fue España encadenada, de manera que se establece una singular sintonía entre el texto dramático y el estudio preliminar. La represión del franquismo durante la guerra civil está reflejada con particular viveza en ambos escritos, lo cual da como resultado una esclarecedora visión del periodo histórico al que hacen referencia y dan sentido tanto a la obra dramática de Carlota O’Neill como a su propia biografía. El libro adquiere así una sólida unidad y se convierte en un texto  necesario, sugestivo y tremendo a la vez.

La vida novelesca de la protagonista se prolonga en una agitada y difícil postguerra que comienza con las esperanzas y los deseos de libertad, continúa con la publicación de novelas rosas, con el pseudónimo de Laura de Noves, para poder ganarse la vida,  y termina con un tardío exilio en México, donde la autora sigue un combate personal contra el olvido de la historia. Mujer emblemática y ejemplar, testigo de algunos de los acontecimientos históricos más impresionantes del último siglo y protagonista ella misma de algunos acontecimientos que no debieran pasar inadvertidos, Carlota O’Neill representa, como pocas personas, esa necesidad de dejar constancia de lo vivido personal y colectivamente.

Circe y los cerdos (1974) constituye una revisión irónica del mito de Ulises y la maga Circe. Pero la pieza más interesante es, sin duda,  Cómo fue España encadenada (1974, de cuya versión anterior, redactada en 1963 y titulada Los que no pudieron huir, se reproducen los fragmentos desechados en el texto definitivo: el cuadro III del acto II y el acto III, y se hace constar en las notas las variantes que presentaba esa primera versión). Sobre el mismo asunto Carlota O'Neill escribió el relato Una mujer en la guerra de España, cuya primera edición está fechada en Caracas en 1951.Cómo fue España encadenada recuerda a muchos textos del teatro documento, fórmula que goza de gran vitalidad en la época en la que fueron escritas ambas versiones de la pieza. Como en ellas, apenas se percibe la progresión de la acción dramática en el sentido habitual, sino que la obra constituye un cuadro de situaciones dotadas de un extraordinario poder expresivo y de un valor histórico ejemplar. Además la autora ha huido del maniqueísmo a que podía estar abocada una pieza semejante. Tal vez el tiempo transcurrido desde la traumática experiencia biográfica que lo motivó haya propiciado esta reflexión lúcida y equilibrada, sin que pierda por ello vigor, de la situación en que vivían aquellas pobres mujeres encarceladas y torturadas en una cárcel melillense que carecía de las mínimas condiciones para albergar a seres humanos. La lectura del texto estremecerá, sin duda, pero llevará a una imprescindible meditación sobre las circunstancias históricas que originaron tan lamentables hechos.

                                                                                    Eduardo Pérez-Rasilla

Volver al listado de reseñas