Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Cayetano Luca de Tena. Itinerarios de un director de escena (1941-1991)

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Baltés, Blanca.
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2014. (Serie: Teoría y práctica del Teatro, nº 38). 486 págs.

Cayetano Luca de Tena es sin duda uno de los grandes nombres de la dirección de escena en España, faceta que también desarrolló en otros países como Brasil, Colombia y Portugal. Durante un prolongado intervalo de cincuenta años, desarrolló una labor teatral que, si bien no aportó innovaciones técnicas revolucionarias al ámbito de la dirección escénica, destacó por una destacable pulcritud y honestidad artística no exentas en absoluto de creatividad. Director del Teatro Nacional del Español entre 1942 y 1952, en la dura España de la posguerra, logró su objetivo de impulsar y modernizar una esfera dramática obsoleta y hasta cierto punto yerma tras la contienda fratricida. Meritoria fue también su labor como realizador de programas dramáticos: recuérdense aquellos Estudio 1 que impulsaron e incentivaron el gusto por el teatro en muchos de los telespectadores de mi generación, labor que, por desdicha, no ha tenido continuidad, paradójicamente (o no), en una España que, para ser del todo democrática, adolece de un excesivo temor al pensamiento libre que proporciona, entre las demás facetas estéticas, el arte escénico.  

Para investigar una trayectoria tan prolija a la par que fecunda, con sus luces y sus sombras, se necesitaba un trabajo tenaz, pleno de agudeza, rigor, documentación y sensibilidad que trazara con espíritu crítico y fidelidad biográfica la trayectoria de la figura tratada en toda su complejidad. Y ese ha sido el caso de la obra que aquí reseño, de la que es autora Blanca Baltés, Licenciada en Periodismo por la UCM y en Dramaturgia por la RESAD, incesante estudiosa, cultivadora y artífice de las manifestaciones teatrales en sus múltiples facetas, que incluyen la edición de piezas dramáticas clásicas y contemporáneas, y la incursión en las obras teóricas de directores de escena como Jacques Copeau, aparte de otras labores de dirección e investigación teatral, realizadas todas ellas con el entusiasmo que la caracteriza. Remedando el célebre aforismo de Terencio, el ilustre dramaturgo latino, podría decirse sin riesgo de errar que a Blanca Baltés ningún hecho teatral le es ajeno.

Y a fe que la autora ha logrado su propósito de reflejar en un texto fascinante a la par que minucioso el devenir vital y escénico de Cayetano Luca de Tena en un libro imprescindible cuyo origen se halla en su tesis doctoral, de la que tengo la fortuna de poseer un ejemplar que, generosamente, me regaló en tiempos, y que recibió el merecido galardón de Premio Extraordinario de Doctorado en la Universidad Complutense. Se trata de una obra necesaria para todo aquel que se interese por la historia del teatro español durante el lapso cronológico que se destaca en el título, pues, como afirma Blanca Baltés en la introducción al libro, eran escasos los estudios dedicados a la labor de un director teatral que “contribuyó de forma decisiva a renovar la escena tanto desde un punto de vista tecnológico como metodológico; dio su primer contenido y su primera significación a uno de los recién creados teatros nacionales, y se preocupó por divulgar los fundamentos de su oficio”, amén de fomentar el repertorio fundamental del teatro clásico español y de difundir la dramaturgia española contemporánea, con la figura de Antonio Buero Vallejo como piedra angular (p. 15). Y todo ello, pese a sus afinidades políticas, sin significarse, a diferencia de otros directores y dramaturgos, como intelectual afecto al régimen franquista, sabiendo navegar —con lo que, a la luz de los datos propiciados por Baltés, entiendo como sagaz diplomacia— por las aguas procelosas de los presupuestos ideológicos de la dictadura.

El término “tesis doctoral” suele dar lugar al recelo de quienes esperan encontrarse con un centón provechoso por la abundancia de datos e información de los que hace acopio, pero tedioso y prolijo en exceso. No es el caso de la obra que me ocupa, que sabe conjugar con sabiduría y acierto el “dictum” horaciano de prodesse et delectare, instruyendo a la par que deleitando. Así, el lector avezado podrá disfrutar de un periplo apasionante a través de la trayectoria biográfica y teatral de Cayetano Luca de Tena. La primera parte del libro se centra en lo que la autora tilda de “Semblanza artística y vital” del director sevillano. En una absorbente exposición, el lector podrá dejarse cautivar por un devenir vital y profesional que se enlaza inevitablemente con la historia general del teatro español de la posguerra, de los años de la dictadura franquista, del posterior desarrollismo, de la transición y de la democracia, hasta desembocar en los albores de la década de 1990. La labor de documentación que Blanca Baltés ha llevado a cabo produce pasmo y admiración por lo ímproba y meticulosa. Pero su virtud no radica en detallar o plasmar datos puntuales, sino que logra con éxito inscribir al personaje en la historia, desde su nacimiento en el seno de una familia notoria en 1917, pasando por su juventud en el marco de la República, los años de la Guerra Civil —que pasó en diversas prisiones republicanas—, y el cambio que produjo en su manera de entender la vida la cercanía de la muerte, experiencia que, como no podría ser de otra manera, influye poderosamente en su itinerario teatral, que comienza y se consolida sobre todo en su cometido como director del Teatro Nacional del Español en 1942.

A partir de esa fecha, el lector se adentra en un viaje sugerente a través del panorama teatral de la posguerra española, donde la ingente tarea investigadora de Baltés —no ha dejado sin rastrear y valorar documento o testimonio relativo al tema tratado— se muestra en todo su esplendor, al tiempo que forja un retrato profundamente humano, no exento de objetividad, de Luca de Tena y el contexto teatral de su tiempo. Actores, directores, gente de la farándula, montajes escénicos… aparecen ensamblados en una arquitectura singular que aúna la erudición con la descripción vívida de acontecimientos y escenificaciones teatrales, acompañados por ilustraciones y fotografías de los montajes y cuadernos de dirección, contextualizados por los hitos profesionales de Luca de Tena, como la aventura personal de la compañía La Máscara tras ser cesado en Teatro Nacional (1952-1954); sus trabajos en Iberoamérica (1955-1970), que le otorgarían prestigio internacional; y sus peripecias de diversa índole (entre las que se incluyen las televisivas y el regreso al Teatro Español de 1962 a 1964) tras su retorno a España en 1959, hasta llegar a 1991, cuando concluiría su labor de director escénico. A lo largo de este fecundo trayecto, el lector se topa con todas las figuras significativas que contribuyeron a edificar la historia del teatro en España a lo largo del periodo estudiado: productores, directores, actores, críticos, realizadores, políticos… Un completo elenco, un reparto de excepción cuyo devenir escénico se ve enriquecido por el relato de jugosas anécdotas, artículos periodísticos ilustrativos y demás aparato documental. Por si fuera poco, en esta primera parte del libro también se incide en la metodología, estilo, concepto y herramientas propias del director sevillano, analizando, entre otros elementos, su repertorio y su trabajo con los actores con destacable sagacidad crítica.

Una segunda parte de la obra de Baltés recoge una selección de los escritos y declaraciones de Luca de Tena sobre teatro y televisión, que constituyen sin duda un documento de primera mano para conocer las opiniones y obsesiones teatrales del director, aproximándolo al lector en primera persona. A tal fin, destacan dentro de esta sección el escrito “Ensayo General (Notas, Experiencias y Fracasos de un director de escena)” y las conversaciones en cinta magnetofónica (que Baltés debió transcribir con no poco esfuerzo por su parte) mantenidas entre Luca de Tena y Ángel Meléndez —con motivo de cumplirse los 25 años del director al servicio del teatro—, y José Ramón Fernández.

El volumen se cierra con dos apéndices documentales de extraordinario valor, que demuestran la formidable capacidad investigadora de Blanca Baltés. El primero de ellos recoge las fichas completas (lugar, fecha de estreno, autor, dirección, escenografía y figurines, compañía, intérpretes, observaciones) de las escenificaciones, todas ellas vinculadas a Luca de Tena, de “El Carro de la Farándula” (1939-1941), de Felipe Lluch en el Teatro Nacional del Español (1940-1941), y las llevadas a cabo por el director sevillano de 1941 a 1991. Un segundo apéndice aglutina las fichas completas de los dramáticos para televisión que Luca de Tena llevó a cabo de 1966 a 1987. Acaso me permitirán un sesgo personal para enfatizar la emoción que me supuso reencontrarme con los datos de obras que despertaron mi amor por el teatro en mis años infantiles y juveniles.

En definitiva, la obra de Blanca Baltés supone una contribución imprescindible al campo de estudios de la dirección escénica. En lo que concierne a la historia del teatro español en los años abarcados en torno a la figura de Cayetano Luca de Tena, será de obligada referencia.

Antonio Ballesteros González

Volver al listado de reseñas