Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Las páginas arrancadas

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Luiz Francisco Rebello. (Traducción de Iolanda Ogando)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2007. (Serie: Literatura dramática nº 72). 124 págs.

Autor de más de una veintena de textos literariodramáticos y una amplia obra ensayística de carácter teatral, Luiz Francisco Rebello es uno de los dramaturgos portugueses contemporáneos más relevantes. Su trayectoria en la escritura escénica, iniciada con su primer estreno en 1944, se ha caracterizado por su compromiso firme con la libertad, la democracia y el teatro. Un compromiso mantenido regularmente hasta la actualidad, que ha desarrollado también como abogado, experto y profesor de derechos de autor, y presidente de la Sociedad Portuguesa de Autores de 1973 a 2003.

Como enuncia Sebastiana Fadda en el estudio introductorio de la presente edición, *toda la cultura y las grandes aspiraciones del siglo XX respiran la opera omnia de Luiz Francisco Rebello, que aún perteneciendo a la generación propulsora de la innovación teatral portuguesa de los años 40-50, continúa siendo un hombre ligado al tiempo en que vive+.

Por ello, resulta cuando menos sorprendente que hasta el momento sólo seis de sus obras hayan sido traducidas y/o publicadas en castellano; y aún más que de ellas únicamente dos se hayan estrenado en nuestro país. Hecho que sólo es posible explicar por, utilizando palabras del propio Rebello, *la incomprensible distancia que, a pesar de los esfuerzos aislados y discontinuos que intentan ponerle fin, continúa existiendo entre los teatros de nuestros dos países+.

Es pues motivo de doble satisfacción este libro editado ahora por la ADE, que se suma a la exigua bibliografía en España sobre el teatro luso, entre la que cabe recordar los trabajos sobre el teatro portugués actual publicados en el número 62-63 de la revistaADE-Teatro (con el texto teatral de Jorge Silva Melo, El fin) y la más reciente recuperación del Fray Luis de Sousa, de Almeida Garrett (Publicaciones de la ADE, col. Literatura Dramática n163, 2003), uno de los clásicos fundamentales de la dramaturgia romántica universal.

Las páginas arrancadas, séptima de las obras de Rebello que se traducen al castellano, data de 1999 y fue estrenada en 2002 por el grupo A Comuna de Lisboa, bajo la dirección de João Mota. Bajo el subtítulo de *psicodrama en tres secuencias+, Rebello presenta un conflicto interior en el que los sentimientos, la conciencia y la responsabilidad sociopolítica del protagonista se contraponen, sometiéndolo a un peculiar *juicio final+, extensible sin duda a una parte de su generación.

Al regresar a casa tras el homenaje recibido de las más altas instancias del país, Jorge, con setenta años y una brillante carrera política a sus espaldas que le ha elevado incluso a puestos ministeriales, se enfrenta con su pasado. Ante él, en el espejo, aparece el Jorge que fue con 20 años, el idealista enamorado de su compañero Cristóbal y que, cincuenta años atrás, creía en el teatro y la revolución. Será este AJorge 2@el que le obligue a mirar dentro de sí mismo, a reconocer sus traiciones, íntimas y ajenas, reconstruyendo los hechos más oscuros. Y al final de la noche, cuando las páginas que creyó arrancadas recuperen su lugar en la crónica de su vida, Jorge se enfrentará con la muerte de la mano de un joven Achapero@transfigurado en el cuerpo de aquel que fue su gran amor.

Con este argumento, Luiz Francisco Rebello realiza un particular ajuste de cuentas, que es a la vez histórico y actual, contra una doble hipocresía: la de quienes disfrazan o sacrifican su orientación sexual en aras de la conveniencia social y la de quienes abdican de su ideología por el propio interés. El autor abunda así en una de las raíces que fundamentan su teatro: la indisoluble unidad de las responsabilidades individual y colectiva.

Consciente de sus objetivos, Rebello opta por incorporar a la obra mecanismos de ruptura que evitan la empatía emotiva con el drama del protagonista. Asistimos -como lectores, como espectadores- a un juicio en el que la culpabilidad del acusado se descubre mediante la representación de hechos pasados y en el que su alter ego joven ejerce la doble función de acusador y actor de los mismos. La escena se convierte así en un territorio metateatral, en el que personajes y tiempos se desdoblan, introduciendo el *teatro dentro del teatro+. Y en este mismo sentido, el autor propone un espacio simbólico y funcional, alejado de parámetros realistas, *repartido en múltiples planos, distribuidos irregularmente, cada uno ellos limitado al fondo por un panel, que podría ser un espejo+.

La edición llevada a cabo por la ADE ha sido traducida con acierto y esmero por Iolanda Ogando, responsable también de la de Almeida Garrett anteriormente citada (que encabezaba, por cierto, un artículo del propio Rebello). Se completa con un amplio e imprescindible ensayo de Sebastiana Fadda sobre la dramaturgia del autor, en el que junto a sus claves biográficas e ideológicas, aporta noticia y puntual comentario de sus títulos y estrenos. Su lectura pone de manifiesto la coherencia e interés de la producción dramática de Rebello, de quien también se incluye un pre-scriptum realizado expresamente para esta publicación.

Federico Martínez-Moll

Volver al listado de reseñas