Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

La masacre de París

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Christopher Marlowe. (Edición y traducción de Antonio Ballesteros González)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2007. (Serie: Literatura dramática, nº 71). 165 págs.

En este texto de Marlowe resulta particularmente interesante la introducción de Antonio Ballesteros para situar a un autor poco conocido, más allá de la vieja polémica en torno al curso de su vida después de que oficialmente se le diese por muerto. En efecto, Marlowe es más conocido por la supuesta continuidad de su carrera literaria con el nombre de William Shakespeare que por lo que nos ofrece su obra, breve pero de una riqueza sorprendente. Con razón dicen los especialistas en la literatura del período que algunos de sus versos bastarían para ganar un lugar destacado en el Olimpo de los poetas: Come live with mee, and be my love / And we will all the pleasures prove... Así comienza la celebre composición titulada The Passionate Sheepheard to his Love.

Estamos ante uno de los autores más importantes en la configuración de la tradición dramática isabelina, con una obra de extraordinaria riqueza y complejidad, que, con otros no menos singulares como un tal Ben Jonson, han sido relegados a un segundo plano a causa del empeño con que se ha defendido y vendido la obra y la figura del autor llamado Shakespeare. Sin embargo, en los inicios de la revolución isabelina hay que situar la obra de Marlowe, quien en poco menos de ocho años ofrece textos tan destacados como Tamburlaine the Great, The Massacre at Paris, The Troublesome Raigne and Lamentable Death of Edward the Second, The famous tragedy of the rich Jew of Malta o The Tragedy of Dido Queene of Carthage. Al mismo tiempo compone dos poemas, que se sitúan entre los mejores escritos en lengua inglesa, y traduce al inglés la Farsalia de Lucano y las Elegías de Ovidio. Esta última obra sería condenada por licenciosa por la iglesia anglicana y su distribución prohibida.

Son pocos los textos de Christopher Marlowe disponibles en castellano, lo que no deja de ser un tanto paradójico si tenemos en cuenta la riqueza de su obra, caracterizada por su diversidad como muestra la materia dramática elegida para cada una. Se trata, además de una obra que presenta no poca actualidad si consideramos la naturaleza de los temas y conflictos tratados, desde Tamburlaine the Great hasta The Tragedy of Dido Queene of Carthage. En el primer caso asistimos a la ascensión y caída de Tamerlán el Grande, quien de humilde pastor tártaro se convierte en uno de los señores de la guerra con más honores en la mitología bélica. En el segundo, Marlowe regresa al molde recreado por sus compañeros universitarios, los conocidos "university wits", modelo más próximo a un teatro culto y de corte, asentado en la mitología griega, y alejado de los excesos y efectos con que se aderezaban aquellos otros textos que gozaban del favor popular, como de hecho ocurrió con la recreación de la vida de Tamerlán. Pero un texto interesante, en su materia y en el tratamiento de la misma.

La masacre de Paríses otra muestra del talento de Marlowe. Titulada The Massacre at Paris, with the Death of the Duke of Guise, se supone escrita en torno a 1592, estrenada a principios de 1593, meses antes de la muerte de su autor, y editada en 1594. Trata de la matanza de Hugonotes, un lamentable episodio que se inicia en la noche del 24 de agosto de 1572 en París y que se extiende por toda Francia durante meses, en los que la población católica, alentada por el poder real y religioso, procede a una verdadera limpieza religiosa contra la comunidad protestante, con el asesinato de más de 20.000 personas en toda Francia. Se trata de uno de tantos episodios en los que el integrismo religioso y las luchas del poder se alían, con consecuencias nefastas para la comunidad, tanto para la que padece la acción de un exterminio incontrolado como para la que lo ejecuta. Todo ello se enmarca además en los diversos conflictos religiosos que tienen lugar en Europa con la irrupción de la Reforma y la articulación de la Contrarreforma, conflictos que en buena medida obedecían a una soterrada lucha por el poder, como la que se desarrolla en Francia y en la que intervienen clanes familiares como los Montmorency, los Guisa o los Borbón, ávidos de mando, riquezas y favor real, y que dan lugar a verdaderas guerras civiles. Y alentando la batalla aparecen en escena España, con Felipe II que sale en defensa de los católicos, e Inglaterra, que hace lo propio en defensa de los hugonotes; dos viejos enemigos que luchaban por la supremacía en los mares y que mantienen además una dura pugna con Irlanda y su liberación como pretexto.

El contexto que nutre el texto es bastante complejo, porque aquellos conflictos que se viven en Europa tenían muy diversas causas, además de la pulsión integrista que nutría a los dirigentes religiosos, llámense papas, obispos o pastores, o la ambición desmedida de una nobleza que jamás hizo honor al adjetivo con que se la designaba como casta social. Marlowe presenta los hechos con verdadera crudeza, mostrando la forma en la que en muchas ocasiones se desata la barbarie: a causa de los intereses más espurios. Esa crudeza, además, se refleja en la peripecia de los diferentes personajes, y en sus alianzas y actos, particularmente en la ejecutoria de Enrique de Guisa o en la del Borbón navarro, siempre al abrigo del viento más favorable.

Con la edición de este texto, inédito en lengua castellana, los seguidores de Marlowe, que los hay, estamos de enhorabuena, sobre todo cuando nos llega de la mano de Antonio Ballesteros, que en los últimos años viene desarrollando una intensa labor para potenciar un mayor y mejor conocimiento de la literatura dramática inglesa en nuestro país. No estaría de más que desde el British Council tomasen buena nota de lo hecho..., para imaginar lo que cabría hacer. Al fin y al cabo, Felipe II ya es historia...

               Manuel Vieites

Volver al listado de reseñas