Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

La señora Florentina y su amor Homero / El maniquí

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Mercè Rodoreda. (Edición de Mª Carme Alerm Viloca)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2006. (Serie: Literatura dramática iberoamericana, nº 47). 257 págs.

La colección Iberoamericana de la Asociación de Dirección de Escena presenta dos textos dramáticos de Mercè Rodoreda: La señora Florentina y su amor Homero (comedia en tres actos) y El maniquí (comedia en dos actos), con edición y traducción a cargo de Mª Carme Alerm Viloca y un amplio y exhaustivo estudio preliminar donde encontramos una biografía de la autora catalana, dos breves estudios de las obras, que se publican aquí en castellano por primera vez, y una extensa bibliografía que comprende: la obra completa de Rodoreda, las traducciones al castellano y estudios selectos sobre la escritora.

Mª Carme Alerm es profesora de Literatura Española, investigadora, conferenciante y una experta en Valle-Inclán, sobre quien realizó su tesis doctoral en 1996 en la Universidat Autónoma de Barcelona titulada Estudio de Tablado de marionetas para educación de príncipes de Ramón Mª  del Valle-Inclán. Edición crítica de Farsa italiana de la enamorada del rey. Posteriormente, ha publicado el ensayo Arquitectura y alusión: Farsa italiana de la enamorada del rey y varios artículos más sobre el escritor.

La seriedad y rigor en la investigación de estos estudios son señas de identidad de esta profesora que también definen esta edición de Mercè Rodoreda. La introducción a los textos de la autora catalana de Alerm son muestra de ello. En ella presenta un breve, pero preciso, comentario al resto de la producción teatral de Rodoreda mediante el que se nos ofrece una panorámica amplia del mundo que retrataba en ella, de los temas que le interesaban y del tratamiento que les daba, así como de su universo expresivo y simbólico.

Mercè Rodoreda es considerada como "la autora más universal de la narrativa catalana contemporánea". Fue Premio de Honor de las Letras catalanas en 1980, siendo la primera mujer en obtenerlo. Su obra se ha comparado a veces, por su estilo y capacidad descriptiva, a la de Virginia Wolf, a quien la escritora catalana admiraba. Las novelas de Mercè Rodoreda son las grandes novelas de la literatura catalana moderna. Como sucedió con todos los autores de su generación, la obra de Rodoreda está marcada por la Guerra Civil española, que le obligó a exiliarse, aunque se entrevé un rayo de esperanza: el simbolismo de las flores y las joyas.

Algunas de las características que se repiten en la obra de Rodoreda son una temática básicamente femenina y protagonizada por una mujer, así como un estilo poético y cargado de simbolismo. Las protagonistas de sus obras son mujeres frágiles, pero que, al mismo tiempo, demuestran una gran fuerza interior. Dos muestras claras son Natalia, la "Colometa" de La plaça del Diamant, o Cecilia, protagonista de El carrer de les camèlies. Sirve igualmente como muestra la Florentina del primer texto dramático de este volumen. Es una mujer que ha roto con los códigos sociales establecidos, con un amante que no la merece que, finalmente, curtida por los desengaños, romperá con esa atadura e iniciará una vida nueva sin dependencias ni mentiras. Rodoreda supo describir como nadie la sociedad catalana del siglo XX y los cambios que en ella se producían. Su estilo literario tan personal ha dejado huella en numerosos escritores posteriores. La obra de Rodoreda es, en su conjunto, una reflexión sensible sobre la feminidad y el amor.

Su interés por el teatro comienza muy pronto, aunque de manera anecdótica, debutando como actriz a los cinco años en Barcelona. Sin embargo, no será hasta 1976 cuando comienza a publicar teatro, animada por su editor, con la obra El parc de les magnòlies. Más tarde, en una entrevista concedida a la revista Clarisme, realiza una fuerte crítica al teatro afirmando: "mucha parte de la crisis del teatro catalán se debe al hecho de aceptar obras de analfabetos". Las dos obras que componen este volumen han sido seleccionadas por Alerm porque fueron las obras de Rodoreda que más éxito alcanzaron en las tablas en los años noventa bajo las direcciones de Mario Gas y Pere Planella. Pero es que también son muestra de la escritura más tradicional de la autora, la primera, y de la más experimental, la segunda, camino éste de la innovación dramática que, seguramente, habría seguido cultivando Rodoreda de haber continuado escribiendo teatro.

Son dos textos con estilos muy diferentes. Mientras La señora Florentina y el señor Homero recrea un estillo de realismo costumbrista, casi tragicómica y agridulce, que se aleja acertadamente de la autocompasión, El maniquí, la última obra que escribió, se aproxima al absurdo y el grotesco con toques simbolistas, descrita por ella misma como farsa y especialmente escrita para ser dirigida por Araceli Bruch, lo que la confiere un valor especial, que denota el entusiasta interés de la escritora por acercarse al mundo de la escena.

Dar a conocer en castellano parte de la obra dramática de una autora casi desconocida en esta faceta, pero que ha sido tan importante en las letras catalanas, es otra de las labores en las que se embarca con asiduidad la Asociación de Directores de Escena que los lectores le agradecemos.

 Agustina Aragón Pividal

Volver al listado de reseñas