Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Elkafan / Mi mamá ¿me ama? / Las horas previas. (Premio María Teresa León, 2003)

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Carmen Pombero / Claudia Barrionuevo / Mª José Galleguillos. (Prólogo de Eduardo Pérez-Rasilla)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2004. (Serie: Literatura dramática iberoamericana, nº 41). 239 págs.

Bajo el epígrafe “cuando se cumplen ya diez años”, Eduardo Pérez Rasilla transita por el recuerdo de este periodo, abriéndonos las puertas de los lugares comunes por donde viajaron sus predecesores, haciendo un ejercicio de síntesis sencillo y esencial para dibujar la silueta de lo que han supuesto estos diez años de premio y publicación de escritura teatral femenina.

Carmen Pombero, accésit con Pater Matris en el 2001, resultó ser la ganadora del premio en esta edición. En Elkafan, título de la obra ganadora, la autora se enfrenta a un ejercicio de madurez dramática, donde construye un argumento a través de entrelazar en un mismo conflicto culturas y pensamientos antagónicos, sin caer en prejuicios y posicionamientos ético morales, más allá de los de la propia denuncia de un sistema político, donde la prevaricación y especulación mercantil se convierten en los pilares de unos cuantos advenedizos alrededor del poder.

Con Elkafan Pombero se propone la difícil tarea de mostrar un retrato realista sobre la peculiar raíz que conforma cada cultura, y el conflicto existente en la convivencia entre la comunidad musulmana y cristiana en Andalucía, habitantes de primera y de segunda, a pesar de Constituciones, Derechos Humanos...

La promesa de ceder un terreno próximo a la mezquita para levantar un cementerio musulmán, se ve incumplida por la nueva alcaldesa, que sometida a la presión de aquellos que supuestamente apoyaron su candidatura, cede ese espacio para la realización de un proyecto urbanístico de lujo, ofreciendo como alternativa la ubicación del cementerio en el lugar que ocupa el vertedero. Esto genera un malestar en la comunidad musulmana, enfrentada entre sí por defender posturas antagónicas de dialogo y acción radical.

A partir de ahí, nos encontramos con diferentes planos de desarrollo y construcción de argumento, por un lado están los diálogos ejecutados por nombres propios, personajes con identidad definida, que muestran su nivel de implicación en el conflicto. Los personajes sin nombre, vecinos, camarero, etc. que de forma más generalizada nos muestran como se respira la convivencia: brotes de xenofobia e intransigencia. Las escenas que carentes de diálogo, definidas desde la acción física y tensión dramática, nos sitúan ante acontecimientos donde la palabra queda desterrada, usurpando su lugar: el golpe, la agresión, el enfrentamiento, el asesinato o la inmolación. Por último, el diseño de la banda sonora, maullidos de gatos, el canto del almuédano, las máquinas de construcción..., que cuidadosa y milimétricamente acompaña todo el tiempo, ocupando el plano de lo metafórico, poético, sugerente en el desarrollo de la obra.

Materializar el ritmo del pensamiento es otro de los hallazgos de la autora, independientemente del ritmo interno de la obra que se puede definir como ágil, marcado por la inercia de la tragedia a la que parecen estar sometidos algunos de sus personajes, existe un contraste cuidadosamente elaborado en la forma de hacer hablar y expresarse a los protagonistas, envueltos de un tempo lento y piano con pausas y silencios, en ocasiones casi adagio, tenemos a los personajes marroquíes y por otro lado un tempo más vivo y forte que caracteriza al resto, dándose una curiosa mezcla y contaminación de ambos en los representantes más jóvenes que encierran en sí mezcla de las dos culturas.    

«Abbiba.- Ustedes no reflexionan sobre la muerte porque les han enseñado a aferrarse a un mundo material lleno de amor a lo superficial... Pero la muerte es un aprendizaje de los que han franqueado la puerta y se han asomado a lo que angustia en realidad al hombre...»

Muy diferente es el tono de Mi mamá ¿me ama?, accésit de este año en el que Claudia Barrionuevo nos presenta una comedia donde el juego de posibilidades de cambiar un acontecimiento, se convierte en el motor que nos lanza a otorgar a una misma historia cuatro desarrollos distintos. Un juego de variaciones, condicionado aquí por el azar de llegar a poseer consanguinidad con la pareja, debido al pasado promiscuo de los abuelos.

El día del cumpleaños de Fusa aparecen en su casa la madre y la abuela, este hecho puede llegar a cambiar su vida radicalmente separándola del hombre al que ama, al enterarse que éste es su tío y su relación está teñida de incesto. Un collar, regalo que lleva la abuela, proporciona el componente mágico a la situación, al atribuírsele el poder de conceder tres deseos. Modificar la situación -que esto nunca hubiese ocurrido- se convierte en el primer deseo que formula la protagonista, lanzándonos desde ahí a la primera variación de la historia, donde la sorpresa viene de la mano de la infidelidad cometida por parte de la abuela y confesada a la nieta para calmar su estado. La revelación realizada directamente de abuela a madre de que ella no es hija de su padre, será otra variante. La última escena propone que no se llegue a realizar el encuentro entre los personajes.

El enfrentamiento entre generaciones, el demostrar como independientemente de la edad la abuela puede convertirse en la más rompedora y radical de las tres, el cómo entender el rol de madre desde diferentes perspectivas, la dificultad de armonizar convivencias con formas de entender la vida y valores tan antagónicos, son los temas que componen y completan este texto que presenta un interesante y divertido desarrollo de personajes femeninos. 

«Fusa.- Y ahora que hago yo con toda esta información? Digo, además de quedarme callada. ¿Cómo la proceso? Mi  novio que resultó ser mi tío, ya no lo es, porque mi madre no es hija de mi abuelo ¡Qué grueso!»

El último texto publicado por la recomendación del jurado Las horas previas de María José Galleguillos, nos presenta alrededor de un hecho real acontecido en Chile en los años ochenta, en el que unos psicópatas mataban y violaban a parejas, la historia de la desaparición de dos hermanas durante la dictadura militar de Pinochet.

Revestido de un marcado carácter poético, a través del cual se da cabida al mundo real y ficticio de la protagonista, nos encontramos con una interesante red tejida con la incertidumbre de sobre quién hacer recaer la culpabilidad de la desaparición de sus dos hermanas, la imposibilidad de emprender una nueva vida, víctima de las secuelas de ese acontecimiento -con un padre que al conocer la noticia cae en un coma del cual saldrá por la puerta del asesinato- y la relación amorosa con un hombre sobre el que recae la sospecha de ser cómplice de la detención, y al que se le pide ayuda para acabar con la vida del padre.

Pasado y presente se entremezclan en este drama construido a base de rupturas temporales, donde el tiempo provoca efecto de extrañamiento en el desarrollo del argumento y permite generar una atmósfera inquietante, favorecedora y protectora entre imaginario y realidad, mantenida cuidadosamente hasta el final de la obra.

«Carmen.- ¡Nadie sabe nada! Para muchos yo soy la hermana de dos extremistas. ¿qué pasaría si ellas aparecieran? Dímelo...

Estaríamos todos encerrados en esta casa. Mi papá sin poder moverse, mis hermanas sin poder salir. Y yo...Yo sin poder tener una puta vida. Como ahora.»

Desde estas páginas vaya nuestra felicitación a las tres.

Rosa Briones

Volver al listado de reseñas